Por Aprender Ingles por tu Cuenta

A mi aprender ingles jamás se me ha dado bien, siempre y en todo momento me ha costado mucho esfuerzo y veía que no aparecían los resultados. Probé suerte con muchas academias distintas, y finalmente me percaté de que el inconveniente no era el maestro, que podía ser mejor o peor, sino el problema era el método.

En la última academia a la que fui (una muy conocida de la capital de España) ellos tenían su libro, y les propuse comprarles el “teacher’s book” de forma que no tenia que perder media hora de ida y otra media hora de vuelta en corregir cada unidad. Creí que teniendo las respuestas podría corregirlo en casa a mi ritmo y de esta manera no perdería 2 horas de transporte a la semana.

¿Cual fue la contestación del responsable de la academia? Pues con sinceridad, lo que me esperaba: “Mira claval, en el instante en que se “filtre” el libro con las contestaciones yo me quedo sin negocio. Yo no quiero que alguien me pague $ por el libro, quiero que me pagues por todos y cada uno de los meses“.

En ese instante entendí que yo no precisaba una academia, yo lo que necesitaba era un buen libro de inglés con sus contestaciones.

Comprendo que haya gente que necesite tener a alguien detrás para “obligarse” a estudiar, como hay gente que precisa pagar a un personal trainer para comprometerse a ir al gimnasio.

Por lo tanto, aprender inglés en academias no es un método bueno o malo en sí, sino sencillamente no es un método ideal para todo el planeta.
Por aquella época mi “aprender inglés” se centraba en preparar el First Certificate. Procuré en la sección de libros de idiomas de Amazon los libros oficiales de Cambridge (institución detrás de los exámenes) y me adquirí las ediciones que venían con todas y cada una de las respuestas y CDaprender ingles‘s necesarios.

Me hice un calendario y todos y cada uno de los días comencé a dedicar una o bien 2 horas a estudiar y llenar dichos libros. Además aprovechaba para leer en inglés cuando iba en autobús.

No hablamos de ningún procedimiento mágico para aprender inglé. Sencillamente había que estudiar la teoría (cuando era preciso me cara un esquema o resumen) y cuando me sabía la lección hacia los ejercicios de practica.

Al final del libro podía revisar si las respuestas eran adecuadas y si precisaba reforzar esa unidad o sección.

¿Resultado? A los tres meses me presenté al examen y lo aprobé con muy buena nota.

Desde entonces, todos los certificados que he necesitado hacer, los he aprobado con este método. Por eso, en este weblog, a parte de contar mis aventuras por Londres, también comparto mis consejos y experiencias acerca de aprender ingles por tu cuenta.